martes, 16 de diciembre de 2014

PASTELES DE CABELLO DE ÁNGEL

Ahi va la segunda receta del dulces de Nasvidad. Otra joya de la cocina tradicional.



Ingredientes para unos 100 pasteles:
1 kg. de manteca de cerdo, 3/4 de litro de vino moscatel, 1 kg. de azúcar, 6 huevos, 3 kg. de harina, raspadura de dos limones, unos 250 gr. de cabello de ángel, una cucharada de bicarbonato y un huevo batido.


Elaboración:
Se precalienta el horno a 180º. En una olla se derrite la manteca y se echa en un recipiente, a ésta se le agrega el azúcar y el moscatel y se va removiendo bien.


Por otra parte se rallan los limones, se baten los huevos y se incorporan a la masa más el bicarbonato. Finalmente se incorpora la harina poco a poco y se va trabajando la masa con fuerza.


Es conveniente que las manos se unten den vez en cuando con harina para que la masa no se quede pegada.


A continuación se pone harina en la mesa para trabajar la masa, se cogen porciones de masa y se alisan con un rodillo.


Encima de la masa se coloca un poco de cabello de ángel. Lo podéis comprar o hacer vosotros mismos, en este caso lo ha hecho mi madre, otro día pondré la receta.


El motivo de que uno esté más claro es que estuvo cociéndose menos tiempo, pero los dos salieron igual de ricos.


Luego se coge otra porción y se coloca encima.


Y con un molde se corta dándole la forma característica.


Se ponen las piezas sobre una llanda untada previamente de aceite y se les pasa el huevo batido con una brocha. Hay que poner los pasteles a una distancia de medio centímetro más o menos para que no se peguen unos a otros.


Y se mete al horno unos 15 minutos.


En total hicimos 5 llandas. Estaban deliciosos.

QUE APROVECHE

2 comentarios:

maria luisa dijo...

me gusto mucho la receta yo tengo cabello q cada año lo ago asi aprobechare para hacer estos pastelito q siempre lo hago con hojaldre haber como me salen ¡¡ gracias por compartir un saludo de lloret de mar y feliz navidad ¡¡¡¡

Carmen Alvarez dijo...

Hola María Luisa, me alegro mucho, ya me dirás cómo te salen, a mí me parecen magníficos